LA IMPORTANCIA DEL APEGO SEGURO EN EL DESARROLLO INFANTIL

Psicología adolescente, Psicología Infantil
Susana Zazo Díaz | Psicóloga General Sanitaria

La teoría del apego, desarrollada por John Bowlby (1958), sugiere que los/as niños/as se vinculan instintivamente con quienes los cuidan para garantizar su supervivencia y su desarrollo físico, social y emocional. Nacemos dependientes por naturaleza, sin la capacidad de nutrirnos y regularnos emocionalmente por nosotros/as mismos/as, y son nuestros/as cuidadores/as los que, mediante su propia regulación emocional, nos enseñan a hacerlo.

Las figuras de apego se desarrollan a partir de la capacidad de una persona para satisfacer las necesidades del bebé, lo que implica estar presente tanto física como emocionalmente. Desde su nacimiento, los/as niños/as se ven impulsados a buscar proximidad con sus figuras de apego y, según sea su respuesta, desarrollarán un sentido de seguridad o inseguridad que influirá en su capacidad para enfrentar situaciones de estrés y en su desarrollo emocional y social.

El tipo de apego, seguro o inseguro, que establecemos con nuestros padres/madres (cuidadores/as) se basa en la accesibilidad y capacidad de respuesta que tuvieron cuando éramos niños/as para cubrir nuestras necesidades físicas y emocionales. Este tipo de apego determina distintas formas de sentir, necesitar, desear, preocuparnos o tranquilizarnos y de relacionarnos, que se manifiestan cuando somos adultos/as.

¿QUÉ ES EL APEGO SEGURO?

El apego seguro se forma cuando un/a niño/a siente confianza y seguridad en la disponibilidad y la respuesta de su cuidador/a principal. Este tipo de apego se desarrolla cuando los cuidadores responden de manera sensible y apropiada a las necesidades emocionales y físicas del niño o niña.

El apego seguro se observa predominantemente en niños y niñas que han desarrollado una relación de confianza con su cuidador/a, que ha sido consistentemente accesible, sensible y atento/a a sus necesidades básicas, emocionales y físicas.

Por ejemplo, cuando un niño o niña experimenta estrés, angustia o miedo, busca consuelo y apoyo en su figura de apego. Si esta responde de manera consistente y reconfortante, le proporcionará la certeza de que estará disponible y el niño o niña se sentirá protegido/a y seguro/a, estableciéndose un apego seguro.

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS Y NIÑAS CON APEGO SEGURO

Importancia del apego en el desarrollo infantil

Los niños y niñas con apego seguro tienen una base sólida para un desarrollo saludable, tanto físico, como emocional y social, estableciendo un fundamento firme para el crecimiento y la adaptación en la vida adulta.

Existen una serie de factores que contribuyen significativamente a este bienestar.

Confianza en los/as cuidadores/as

Los niños y niñas con apego seguro muestran una confianza fundamental en que sus cuidadores/as estarán disponibles y responderán a sus necesidades, por lo que les buscan para consuelo y apoyo en momentos de angustia o miedo.

Exploración y autonomía

Estos niños y niñas tienden a desarrollar una mayor confianza en sí mismos/as y en su capacidad para explorar el mundo de manera independiente. Saben que pueden contar con el apoyo de sus cuidadores/as cuando lo necesiten, lo que les da la seguridad para ser más autónomos/as.

Por este motivo, muestran curiosidad y entusiasmo por aprender y descubrir cosas nuevas, teniendo más iniciativa y adquiriendo con mayor facilidad los aprendizajes y conocimientos.

Gestión emocional

Son capaces de regular sus emociones de manera efectiva, con la ayuda de sus cuidadores/as.

Tienen menos episodios de ansiedad y miedo en comparación con niños/as  con otros estilos de apego.

También son más capaces de expresar sus necesidades y emociones de manera clara y adecuada.

Autoestima positiva

Desarrollan una imagen positiva de sí mismos/as, confiando en sus capacidades y sintiéndose valiosos/as.

Tienen una base sólida de autoestima que les permite enfrentar desafíos con confianza.

Relaciones positivas

Forman relaciones positivas y afectuosas con sus pares y otros/as adultos/as, ya que suelen tener mejores habilidades para relacionarse. Son más empáticos y capaces de formar relaciones saludables y equilibradas.

Son capaces de mostrar comportamientos prosociales como compartir y cooperar.

Respuesta a la separación

Aunque pueden mostrar signos de angustia cuando se separan de sus cuidadores, son capaces de calmarse y adaptarse, sabiendo que sus cuidadores regresarán.

Muestran una alegría evidente al reunirse con sus cuidadores/as después de una separación.

LOS BENEFICIOS DEL APEGO SEGURO

Tener un apego seguro proporciona un gran beneficio, al facilitar un desarrollo socio-emocional saludable y estable. Permite a los niños y niñas formar relaciones interpersonales positivas, manejar el estrés de manera efectiva, y desarrollar una autoestima sólida y estable.

A continuación, se presentan los diversos beneficios que el desarrollo de un apego seguro puede brindar a los niños/as

Desarrollo cognitivo

La seguridad emocional proporciona a los niños un ambiente estable y confiable desde el cual explorar el mundo que los rodea.

 Al sentirse seguros y protegidos emocionalmente, los niños pueden concentrar su energía en actividades de aprendizaje y en el desarrollo cognitivo. Esta sensación de seguridad les brinda la confianza necesaria para experimentar, hacer preguntas y buscar respuestas, lo que fomenta un crecimiento cognitivo saludable.

Además, al tener una base emocional sólida, los niños pueden enfrentar desafíos y resolver problemas con mayor eficacia, ya que se sienten respaldados por la presencia constante y el apoyo emocional de sus cuidadores/as.

Salud emocional

Los niños y niñas con apego seguro tienen menos probabilidades de desarrollar problemas emocionales y de comportamiento. Al contar con un sistema de apoyo confiable, aprenden a manejar el estrés y la ansiedad de manera más efectiva. Esto les permite enfrentarse a desafíos con una actitud más positiva y resiliente.

Un apego seguro fomenta el desarrollo emocional saludable. Los niños y niñas aprenden a regular sus emociones y a expresar sus necesidades de manera adecuada.

Autonomía y confianza

Los niños y niñas con un apego seguro suelen mostrar una mayor independencia y confianza en sus habilidades. Al haber desarrollado una base sólida de confianza en sí mismos/as y en sus relaciones cercanas, estos niños y niñas están más dispuestos a enfrentarse a desafíos y a tomar iniciativas, tanto en entornos familiares como en la escuela.

Cuando se enfrentan a nuevas etapas de desarrollo o entornos, como la transición a la escuela, los niños y niñas con apego seguro tienden a adaptarse con mayor facilidad. Su confianza en sí mismos/as y en su capacidad para establecer relaciones saludables les brinda una sensación de seguridad que los ayuda a enfrentar los cambios con calma y resiliencia. Además, tienen una base sólida para desarrollar las habilidades sociales y emocionales necesarias para integrarse con éxito en el entorno escolar.

En resumen, el apego seguro sienta las bases para que los niños y niñas desarrollen una mayor independencia, confianza en sí mismos/as y habilidades de adaptación que les permiten prosperar en nuevas etapas de desarrollo y entornos como la escuela.

Habilidades sociales

Los/as niños/as niños con apego seguro tienen una ventaja en el desarrollo de habilidades sociales y relaciones interpersonales saludables. Su seguridad emocional les permite formar amistades significativas, relacionarse de manera positiva con sus compañeros/as y disfrutar de una experiencia social satisfactoria en entornos como la escuela y el juego.

Al haber experimentado relaciones cálidas y consistentes con sus cuidadores/as desde una edad temprana, están mejor equipados/as para formar amistades sólidas.

Esta base emocional estable les proporciona una sensación de seguridad y confianza en sí mismos/as que los hace más abiertos/as y receptivos/as a interactuar con otros/as niños/as. Además, suelen ser más capaces de resolver conflictos de manera constructiva y de comunicar sus sentimientos y necesidades de manera efectiva, lo que contribuye a relaciones más armoniosas con sus compañeros/as.

Estos niños y niñas pueden participar activamente en actividades grupales, colaborar con otros/as y disfrutar de momentos de juego compartido, lo que fortalece aún más sus lazos sociales.

En definitiva, proporcionar un apego seguro beneficiará a nuestros hijos e hijas en múltiples aspectos de su vida, desde promover relaciones interpersonales saludables hasta potenciar su capacidad para afrontar desafíos con confianza y resiliencia. Este vínculo emocional sólido establecido en la infancia les acompañará a lo largo de su desarrollo, brindándoles la base necesaria para alcanzar su máximo potencial en todos los ámbitos de su vida.

Psicología Madrid Centro

Dirección

C. del Dr. Esquerdo, 18, Escalera A, 1ºC
28028 Madrid

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad