TALENTO Y ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES

Susana Zazo Díaz | Psicóloga General Sanitaria
ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES 0

Las Altas Capacidades Intelectuales (ACI), a menudo denominadas «superdotación», se refieren a una gama de habilidades cognitivas y capacidades intelectuales que van más allá del promedio.

Los niños y niñas con altas capacidades intelectuales muestran un nivel de habilidad y comprensión que está significativamente por encima de la media para su edad cronológica. Suelen presentar una elevada capacidad de rendimiento en las áreas intelectual, creativa y/o artística.

Durante los primeros años de vida, el niño o niña superdotado/a siente un gran interés por el medio que le rodea, llamándole/a la atención elementos que otros niños o niñas no aprecian. Además, examina dichos elementos con detenimiento, manipulándolos y obteniendo sus propias conclusiones.

Entre 1 y 4 años es común observar un desarrollo del lenguaje precoz, llegando a sorprender con su habilidad para entablar conversaciones y adquirir destrezas lingüísticas de manera notable. A menudo, demuestran una capacidad de entendimiento y de expresarse que supera las expectativas de quienes los/as cuidan.

Entre los 4 y 6 años de edad se observa que se relacionan con adultos/as y niños/as mayores que ellos/as, mostrando una curiosidad insaciable y una comprensión rápida e intuitiva.

A partir de los 6 años, los niños y niñas con altas capacidades suelen destacar por su notable comprensión y manejo de conceptos complejos, que van más allá de su edad cronológica. Se muestran interesados/as en temas trascendentales como la justicia, la ciencia ola ética y tienen una habilidad excepcional para hacer conexiones entre conceptos y resolver problemas de manera ingeniosa. Además, es común que muestren talento en áreas específicas como las matemáticas, el dibujo o la música, aunque pueden ser despistados/as ante tareas de rutina o irrelevantes para ellos/as.

Características de los niños y niñas con altas capacidades intelectuales

Los niños/as con altas capacidades poseen un conjunto único de rasgos que van más allá del simple cociente intelectual.

Desde un punto de vista neurológico, exhiben patrones cerebrales distintivos que reflejan su aguda capacidad cognitiva. Los estudios han revelado una mayor conectividad neuronal en regiones clave del cerebro asociadas con el pensamiento divergente, la resolución de problemas y la creatividad. Esta red neuronal hiperconectada facilita la rápida asimilación de información y la generación de ideas originales, permitiéndoles destacar en áreas académicas y creativas.

Sin embargo, la neurociencia también nos enseña que ser un/a niño/a con altas capacidades no está exento/a de desafíos. Por ejemplo, algunos/as de estos niños/as pueden experimentar una mayor sensibilidad sensorial, lo que los/as hace más susceptibles al estrés y la sobreestimulación en entornos ruidosos o caóticos.

Facilidad de aprendizaje

Los/as niños/as con altas capacidades suelen demostrar una facilidad notable para adquirir nuevos conocimientos. Este rasgo se manifiesta en su capacidad para comprender conceptos complejos con rapidez y retener información de manera efectiva, lo que les permite avanzar más rápido en el currículo escolar.

Habilidad verbal

Los/as niños/as superdotados/as suelen mostrar un dominio excepcional del lenguaje desde una edad temprana. Pueden tener un vocabulario extenso y utilizar estructuras gramaticales complejas de manera adecuada. Además, tienen una capacidad para comprender y expresarse con precisión y claridad que va más allá de sus compañeros/as de la misma edad. Esta habilidad lingüística avanzada les permite comunicarse de manera efectiva en una variedad de contextos y les facilita el aprendizaje y la interacción social, sobre todo con adultos/as. La capacidad de utilizar el lenguaje de manera sofisticada a menudo se refleja en su habilidad para leer, escribir, hablar y expresar ideas de manera creativa y persuasiva.

Memoria extraordinaria

La memoria extraordinaria es otra característica que a menudo se observa en niños/as con altas capacidades. Pueden demostrar una capacidad notable para recordar información de manera precisa y detallada, pudiendo también retener gran cantidad de información y recuperarla rápidamente cuando la necesitan.

Esta memoria excepcional les permite absorber rápidamente nuevos conceptos y datos, lo que les facilita el aprendizaje y la resolución de problemas. Además, les brinda una ventaja en entornos académicos, destacando en actividades que requieren retención y recuperación de información, como la lectura, las matemáticas y las ciencias.

Alta curiosidad

La curiosidad es una característica distintiva de los/as niños/as con altas capacidades. Están constantemente explorando el mundo que les rodea, haciendo preguntas y buscando respuestas. Su curiosidad insaciable los/as impulsa a profundizar en temas que les interesan y a buscar nuevas experiencias y conocimientos. Esta alta curiosidad es una fuente de motivación para su aprendizaje y desarrollo intelectual.

Persistencia

Suelen demostrar una notable persistencia en la búsqueda de sus metas y objetivos. A menudo muestran una determinación inquebrantable para superar desafíos y resolver problemas, incluso cuando enfrentan obstáculos significativos. Esta persistencia les permite perseverar en la consecución de sus metas académicas y personales, lo que contribuye a su éxito a largo plazo.

Intensidad

La intensidad también es una característica común. Estos/as niños/as pueden experimentar emociones, intereses y energía en niveles más altos que sus compañeros/as de la misma edad. Esta intensidad se manifiesta en su profunda pasión por temas específicos, su compromiso con proyectos creativos y su sensibilidad emocional.

Aunque la intensidad puede ser una fuerza impulsora detrás de su creatividad y logros, también puede presentar desafíos en términos de regulación emocional y relaciones interpersonales. Es frecuente que experimentan emociones fuertes por problemas o situaciones que pasan desapercibidas para otros/as niños/as de su edad.

Creatividad

La creatividad es otra cualidad distintiva de los/as niños/as con altas capacidades. Tienen una capacidad excepcional para pensar de manera original y generar ideas innovadoras. Su mente creativa les permite ver el mundo desde perspectivas únicas y encontrar soluciones creativas a problemas complejos. Esta creatividad puede manifestarse en diversas áreas, como el arte, la escritura, la ciencia y la resolución de problemas.

Pensamiento crítico

Los/as niños/as con altas capacidades suelen poseer un pensamiento crítico agudo y analítico. Tienen la capacidad de evaluar información de manera reflexiva y cuestionar suposiciones subyacentes. Este pensamiento crítico les permite analizar problemas desde múltiples perspectivas y llegar a conclusiones fundamentadas. Además, fomenta su capacidad para argumentar de manera persuasiva y defender sus puntos de vista de manera efectiva.

Perfeccionismo

Estos/as niños/as a menudo tienen estándares muy altos para sí mismos/as y se esfuerzan por alcanzar la excelencia en todo lo que hacen. Pueden ser muy críticos/as consigo mismos/as y sentirse insatisfechos/as si no logran alcanzar sus propias expectativas elevadas. Esta búsqueda constante de la perfección puede llevarlos/as a trabajar arduamente y dedicar mucho tiempo y esfuerzo a sus tareas y proyectos. Si bien el perfeccionismo puede ser una fuente de motivación y logros, también puede generar ansiedad, estrés y autoexigencia excesiva. Es importante brindarles apoyo y alentarlos a aceptar que está bien cometer errores y que el aprendizaje y el crecimiento vienen con la práctica y la experiencia.

Desafíos y obstáculos

Es posible que algunos niños y niñas con altas capacidades experimenten baja autoestima y enfrenten problemas adicionales, aunque esto no es una regla universal. La baja autoestima puede surgir debido a diversas razones, como sentirse diferentes de sus compañeros/as, enfrentar expectativas poco realistas de ellos/as mismos/as o de los demás, o experimentar dificultades para relacionarse socialmente.

Además de la baja autoestima, los/as niños/as con altas capacidades pueden enfrentar otros desafíos, como el aburrimiento en el aula si no se les proporciona un currículo adecuado a su nivel, la falta de comprensión por parte de sus compañeros/as o profesores/as, o la presión para cumplir con las expectativas académicas. Algunos/as también pueden experimentar ansiedad relacionada con el rendimiento o el perfeccionismo, así como dificultades para desarrollar habilidades sociales o manejar sus emociones de manera efectiva.

Los/as niños/as con altas capacidades con frecuencia se sientan diferentes al resto. Su intensa curiosidad y necesidad de estimulación constante pueden hacer que se sientan desvinculados/as de actividades o conversaciones que no satisfacen sus intereses. Esta sensación de ser diferentes puede llevarlos/as a sentirse solos/as o incomprendidos/as, lo que subraya la importancia de proporcionarles un entorno de apoyo donde puedan expresarse libremente y ser aceptados/as tal como son.

Por otro lado, los/as niños/as que no son identificados/as a tiempo pueden perder interés en la escuela e incluso desarrollar problemas de rendimiento y de conduta

Necesidades educativas especiales 

Se tiende a pensar que los niños y niñas con altas capacidades intelectuales no tienen ninguna necesidad educativa especial, pero esta creencia puede ser engañosa y pasar por alto las necesidades que estos niños y niñas tienen para alcanzar su máximo potencial, lo que muchas veces les lleva al fracaso escolar.

La mayor dificultad a la que se enfrentan son los desfases entre su nivel de habilidad y el contenido educativo ofrecido en el aula. Estos desfases pueden causar aburrimiento, desmotivación y frustración, lo que a su vez puede obstaculizar su aprendizaje y desarrollo. Es fundamental que el entorno educativo reconozca y aborde estas diferencias mediante la implementación de programas y estrategias adaptadas que desafíen y estimulen a estos/as estudiantes de manera apropiada.

En general, se puede decir que estos/as niños/as necesitan:

  • Tener un ambiente dinámico que satisfaga sus inquietudes intelectuales

Esto implica ofrecer desafíos académicos adecuados a su nivel de habilidad, así como oportunidades para explorar a fondo sus intereses. La intensa curiosidad y la necesidad de estimulación de estos/as niños/as pueden hacer que se sientan abrumados/as en entornos educativos que no satisfacen sus necesidades intelectuales, lo que puede generar disgusto y aburrimiento frente a tareas rutinarias y repetitivas.

  • Un entorno educativo que fomente la creatividad y el pensamiento crítico, junto con otras habilidades cognitivas y socioemocionales.

Es importante que el entorno no sólo reconozca sus habilidades excepcionales, sino que también las nutra y fomente su desarrollo integral. También es importante fomentar otras habilidades, como la comunicación efectiva, la colaboración, la resiliencia y el trabajo en equipo.

  • Una enseñanza adaptada que les proporcione recursos adicionales, estímulos y oportunidades para poner en marcha sus capacidades.

– Acceso a un currículo enriquecido y desafiante que promueva su crecimiento intelectual.

– Apoyo emocional y social para ayudarles a gestionar sus intensas emociones y relaciones interpersonales.

– Flexibilidad en el entorno educativo para permitirles explorar sus intereses y desarrollar sus talentos de manera auténtica.

– Recursos y oportunidades para desarrollar habilidades de liderazgo, pensamiento crítico y resolución de problemas.

– Reconocimiento y apoyo de sus necesidades únicas por parte de educadores/as, padres/madres y la comunidad en general.

  • Sentir que son aceptados/as y que pueden compartir sus ideas, dudas y preocupaciones.

Este sentido de pertenencia y apertura en el entorno educativo no solo promueve su bienestar emocional, sino que también les permite desarrollar plenamente su potencial al sentirse valorados/as y comprendidos/as. La creación de un ambiente donde se fomente el respeto mutuo y la colaboración puede ser fundamental para su crecimiento personal y académico. También es importante sentir apoyo emocional, para que puedan verse capaces de manejar las presiones y expectativas asociadas con su capacidad excepcional.

En ocasiones, la falta de conocimiento por parte de los/as profesionales educativos, junto con algunas de las características mencionadas, como la falta de motivación, la frustración y la inestabilidad emocional (así como los problemas que conllevan) puede contribuir significativamente al fracaso escolar en un alto porcentaje de niños/as con altas capacidades.

¿Cómo se diagnostican las altas capacidades intelectuales?

El proceso de diagnóstico de las ACI suele involucrar una evaluación integral realizada por profesionales capacitados en psicopedagogía, neuropsicología, neurología o psiquiatría infantil. Este proceso incluye la administración de baterías de pruebas específicas para el diagnóstico, así como la información aportada por padres, madres y profesores/as.  

En ConsultaGoya somos especialistas en la evaluación y diagnóstico de altas capacidades intelectuales. Partimos de una exhaustiva evaluación, que incluye la administración de las pruebas necesarias y la evaluación de otros aspectos relevantes, como la esfera emocional y social. Nos esforzamos por ofrecer un diagnóstico completo que no solo destaque las habilidades sobresalientes, sino también identifique áreas de mejora que requieran atención y desarrollo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad