El suicidio en España en el año 2020

Depresión, Duelo
Susana Zazo Díaz | Psicóloga General Sanitaria

Por tercer año consecutivo ha aumentado el número de muertes por suicidios en España, según los datos publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, de los datos publicados se desprende que el suicidio sigue siendo la principal causa externa de muerte en España en los hombres y la tercera en mujeres.

Los datos publicados por este organismo muestran que en el año 2018 el número de personas que falleció por esta causa fue de 3.539 (920 mujeres y 2.619 hombres). En el año 2019 esa cifra se vio incrementada, con un total de 3.671 defunciones, de los cuales 2.771 eran hombres y 900 eran mujeres. Pues bien, en los datos que publicaron hace unas semanas se muestra que, nuevamente, vuelven a incrementarse los casos de muerte por suicidio en España, con un total de 3.941 fallecimientos. Y de nuevo el número de fallecimientos es el triple en hombres que en mujeres (2.930 hombres y 1.011 mujeres), tendencia que se observa en todas las franjas de edad, al igual que en el año 2019.

También se observa una tendencia similar que la apreciada los años anteriores con respecto a las franjas de edad en las que es mayor la incidencia. En el año 2019 el mayor número de fallecimientos se produjo en la franja de los 30 a los 39 años, seguida por la franja de 50 a 54 y de 45 a 49 años. En el año 2020 la mayor incidencia se ha registrado en la franja de edad de 50 a 54 años, seguida por la franja de seguida de 55 a 59 años y de 30 a 39 años.

Es posible que haya habido un mayor número de suicidios en las franjas de edad de55 años en adelante con respecto al año 2019 por las secuelas psicológicas que ha dejado y sigue dejando la pandemia en estos grupos de edad.

Por otro lado, lejos de lo que se podría esperar, los meses de confinamiento no fueron los peores. El mayor incremento con respecto al año pasado se produjo en los meses de febrero, julio y agosto. Mientras que, en el mes de abril, segundo mes de confinamiento por el coronavirus, se registraron un 18,2% menos de suicidios respecto al mismo mes de 2019.

Es importante señalar que por cada suicidio consumado hay muchas tentativas de suicidio. Si tenemos en cuenta que situaciones de crisis, catástrofes naturales, pérdida de seres queridos o sensación de aislamiento son situaciones de riesgo que favorecen las conductas suicidas, parece lógico pensar que en un año como el 2020 la tasa de suicidios y de tentativas se haya visto incrementado. Algunas de las poblaciones más vulnerables son los adolescentes y adultos jóvenes o las personas de la tercera edad.

El suicidio y sus intentos son un grave problema de salud pública y, como vuelve a desprenderse de los datos obtenidos, es importante invertir en labores de prevención para reducir la mortalidad por esta causa. Es necesario aprender a detectar e identificar a las personas con riesgo de llevar a cabo estos comportamientos e iniciar labores de prevención e intervención eficaces.

Un primer paso sería una adecuada formación en la evaluación y tratamiento de la ideación y conducta suicidas dirigida a los profesionales sanitarios implicados en el manejo de la conducta suicida, como los médicos de Atención Primaria y del Servicio de Urgencias, psicólogos y otros profesionales, implementando programas específicos de evaluación e intervención.

Hay que tener en cuenta que el suicidio es un fenómeno multifactorial, donde entran en juego factores psicológicos, sociales y personales, por lo que su evaluación también ha de ser multifactorial. Si bien la estimación del riesgo suicida es un proceso complejo, conocer los principales factores de riesgo y protección y los principales signos o señales de alerta puede ayudarnos a los profesionales sanitarios a identificar el grado de ideación suicida, si existe o no algún grado de intencionalidad (verbal o no verbal), si hay algún plan suicida y si posee los medios para cometerlo, lo que nos permitirá una estimación del riesgo suicida y la posibilidad de intervenir a tiempo.

También es importante informar adecuadamente a la población de dónde acudir o a quién contactar en situación de crisis y de alarma, como por ejemplo al Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (SUMMA 112) en esta comunidad, así como de los recursos disponibles en cada comunidad, como por ejemplo, la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicido y Familiares y Allegados en Duelo por Suicidio (RedAIPIS-FAeDS) o la Sociedad Española de Suicidología, entre otras,  así como ayudar a los pacientes y familiares de la persona con riesgo de suicidio, elaborando información específica dirigida a ellos y dándoles pautas de actuación.

Dirección

Calle Hermosilla 114,  1ºC
28009, Madrid

Teléfono

91 172 05 66

+34 630 52 95 39

Email

info@consultagoya.com

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad