TOC DE AMORES

Ansiedad, Psicología adultos, Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo de amores, también llamado TOC relacional, es una manifestación específica del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) relacionado con la duda, que involucra patrones de pensamientos intrusivos y comportamientos compulsivos relacionados con las relaciones afectivas. Aunque menos conocido que otras formas de TOC, su impacto en la calidad de vida de quienes lo experimentan es muy significativo.

CARACTERISTICAS DEL TOC DE AMORES

Las personas con TOC de amores experimentan obsesiones intensas y recurrentes relacionadas con el ámbito de la pareja y su futuro. Suelen sufrir pensamientos intrusivos y perturbadores acerca de su pareja, planteándose de manera reiterada cuestiones como, por ejemplo, si sus sentimientos o la atracción que sienten hacia ésta es suficiente, si es la pareja adecuada, si la relación funciona bien, si están realmente enamorados/as, si pudieran ser infieles, si les atraen otras personas… Detrás de estas obsesiones suele existir un miedo intenso a hacerles daño o a equivocarse y sufrir las terribles consecuencias.

También puede considerarse dentro de este tipo de TOC las obsesiones relacionadas con la orientación sexual, sobre todo si esto puede perjudicar a la pareja o a la relación.

Independientemente del tema específico de la preocupación, las personas que experimentan estas obsesiones sienten dudas con mucha frecuencia, así como la necesidad de confirmación constante, todo ello con una intensidad tal que se ven impulsadas a realizar determinados comportamientos compulsivos con el fin de obtener una respuesta definitiva que les proporcione serenidad.

De esta manera, la persona se ve inmersa en continuas conductas de reafirmación y seguridad, entre las que se pueden destacar:

  • Chequeos y conductas de comprobación y reaseguración.

La persona puede sentir la necesidad de verificar repetidamente si lo que dudan es cierto, realizando ciertos comportamientos como, por ejemplo, vigilar qué sienten cuando están con su pareja, estar alerta a si les gustan otras personas, chequear si lo que sienten otras parejas es lo que sienten ellos/as…. También pueden “forzar” ciertas conductas afectivas o de intimidad para chequear qué sienten en ese momento y obtener la tan ansiada respuesta.

  • Comprobaciones mentales y compulsiones cognitivas.

La duda experimentada los lleva a cávalas y rumiaciones repetitivas, entrando en “bucles infinitos” del que se les hace imposible salir. Por ejemplo, reflexionar acerca del tema (para tratar de dilucidar si realmente están o no enamorados o si es o no la pareja adecuada), analizar detalles que puedan darles la respuesta, buscar pruebas “a favor y en contra” de su obsesión, revisar y analizar mentalmente eventos pasados (como comparar qué han sentido en otras relaciones) o presentes (analizar qué sienten o cómo actúan las parejas que consideran que sí están realmente enamoradas o cómo está la relación comparada con hace tiempo, entre otros ejemplos).  En ocasiones pueden incluir a terceros para contrastar (preguntar a amig@s, familiares) o buscar información en internet, redes sociales u otros ámbitos.

  • Conductas de evitación de situaciones que les provoquen ansiedad.

Evitar situaciones, personas o lugares que podrían provocar pensamientos intrusivos, lo que les hace limitar su vida cotidiana. Por ejemplo, evitar relacionarse con otras personas por las que potencialmente pudieran sentir atracción (con el fin de evitar poner en peligro su relación) o evitar ciertos lugares, personas o situaciones que les hagan recordar su obsesión o sentirse inseguras (por ejemplo, quedar con otras parejas que consideran que sí están enamoradas y actúan de una manera que ellos no).

  • Confesiones.

Algunas personas pueden sentir la necesidad de contarle a su pareja las dudas que le asaltan, para evitar de este modo sentirse culpables por traicionarla.

  • Autorreproches.

Las personas con estos pensamientos intrusivos pueden involucrarse en un diálogo interno negativo, castigándose por tenerlos y reprochándose que no los puedan controlar.

  • Redirección mental.

Se trata de intentar distraerse o cambiar de pensamiento inmediatamente después de tener una obsesión, lo que genera un desgaste mental que, además, no se sostiene a la larga y funciona muy pocas veces.

En algunos casos, estos comportamientos pueden ser tan intensos que llegan a invalidar el funcionamiento cotidiano de la persona. Además, aunque en un momento puntual puedan obtener una respuesta que les satisfaga y les haga sentir seguras, esta “certeza” es efímera y en poco tiempo aparece de nuevo la duda (obsesión) u otra similar que los lleva nuevamente a inmiscuirse en sus conductas de comprobación. Esta necesidad de reafirmación constante y los comportamientos asociados hace que la persona pierda calidad de vida y pueda desarrollar sentimientos de ansiedad y depresión, entre otros.

IMPACTO EN LA CALIDAD DE VIDA

TOC DE AMORES 0

El TOC de amores, como cualquier otro trastorno obsesivo, puede afectar significativamente la vida cotidiana y las relaciones personales. Quienes lo padecen pueden experimentar altos niveles de ansiedad, afectando su capacidad para concentrarse en otras áreas de la vida. Las relaciones pueden volverse tensas debido a la necesidad constante de seguridad y la compulsión de buscar constantemente la validación y la persona puede dejar de realizar actividades que le causaban placer, con las consecuencias que de ello se derivan.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL TOC DE AMORES

El diagnóstico del TOC de amores implica evaluar la naturaleza y la intensidad de las obsesiones y compulsiones o conductas de comprobación, así como su impacto en la vida diaria de la persona.

La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser efectiva en el tratamiento del TOC, incluyendo el TOC relacional. La exposición y la prevención de respuesta, junto con el trabajo cognitivo y otras técnicas conductuales, son componentes clave, ayudando a las personas a enfrentar sus miedos y reducir la necesidad de realizar esas conductas.

También existen otras estrategias de afrontamiento que se pueden entrenar, como la atención plena o mindfulness, así como distintas herramientas para tolerar la incertidumbre y gestionar las emociones.

Es fundamental destacar que el tratamiento debe ser personalizado según las necesidades individuales de cada persona, de ahí la importancia de llevar a cabo una correcta y completa evaluación.

Los síntomas del TOC tienden a empeorar con el tiempo y pueden apoderarse de la vida de una persona, por lo que es muy importante buscar tratamiento lo antes posible con un/a especialista en el abordaje de este trastorno.

Susana Zazo Díaz | Psicóloga General Sanitaria

Psicología Madrid Centro

Dirección

C. del Dr. Esquerdo, 18, Escalera A, 1ºC
28028 Madrid

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad